Consulte siempre a su médico de cabecera antes de tomar cualquier decisión. Por favor, no se automedique.

Pacientes Online: Por una alianza estratégica entre pacientes y equipos de salud.


Contáctenos | Nosotros | ¿Por Qué Pacientes Online? | ¿Cómo nos financiamos? |



Sábado, 21 de Octubre de 2017
Fecha última actualización 04/03/2016
-->
Portada
Enfermedades
Encuentros Paciente-Médico
Informes Especiales
Seguridad del Paciente
Entrevistas
Medicina Basada Evidencia
Evidencias en Pediatría
Artículos Medicina
Curiosidades
Hospitales
Sonría
Links Recomendados
Suscribirse

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Este sitio posee el sello de calidad.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Sello de calidad Medicina XXI

Planeta Médico

La Medicina en los textos sagrados

Los textos de la Biblia, sobre todo el Antiguo Testamento, y el Talmud ofrecen testimonios literarios importantes que marcan claramente las relaciones de aquel pueblo, el hebreo, con temas relacionados con la salud; sobre todo, cómo prevenirla y cómo tratarla.



Antiguo Testamento
Casi todo lo que realmente conocemos de la medicina hebrea se encuentra en el Levítico, tercer libro del Pentateuco.

Los hebreos en el período que abarca el Antiguo Testamento (S. XIII a II a. de C.) seguían creyendo, como los mesopotámicos, que la enfermedad estaba relacionada con un castigo divino, siendo la manifestación externa del pecado. También heredaron de la medicina asiria-babilónica la práctica del aislamiento de los impuros y, de alguna forma, la dedicación del sábado al descanso (un día de cada siete). Curiosamente, y por temor al maligno Séptimo Espíritu, los médicos en Mesopotamia no actuaban en los días divisibles por siete.

  • Entre uno y otro pueblo, mesopotámico y hebreo, había, a pesar de estas similitudes, notables y esenciales diferencias. Los semitas, aunque admitían una causa sobrenatural para las enfermedades, no creían en la influencia de los malos espíritus o demonios. Jehová era el único administrador de la salud individual y colectiva. Por ello, la enfermedad, conceptuada según el Antiguo Testamento como instrumento providencial y castigo divino, ha condicionado la actitud colectiva frente a la terapéutica desde remotas fechas hasta el presente, tanto en los mundos judaico, cristiano e islámico. Dios era el médico del alma y del cuerpo. La actitud refractaria del judaísmo ante el médico en los tiempos precristianos estuvo condicionada por esta idea de la influencia divina. En consecuencia, no pudo desarrollarse una Medicina auténticamente judía.

  • "Y Yahvé dijo a Satanás, he aquí Job, está en tu mano; mas guarda su vida; entonces salió Satanás de la presencia de Yahvé e hirió a Job desde la planta del pie a la coronilla con una sarna maligna" (Job).

    Dice así Moisés en el Antiguo Testamento (II, Éxodo, 15, 26): "Si de veras escuchas la voz de Yahvé, tu Dios, y haces lo que es recto a sus ojos, dando oídos a sus mandatos y guardando todos sus preceptos, no traeré sobre ti ninguna de las plagas que envié sobre los egipcios; porque Yo soy Yahvé, el que sana (Deuteronomio). "El que sana todas tus dolencias" (Salmos).

      Pero son sobre todo las preocupaciones sanitarias las que quedan muy reflejadas en el Levítico, donde destacan las referentes a las condiciones higiénico-sanitarias del pueblo, haciendo referencia a la higiene personal y a ciertas normas preventivas: "No llevéis la cabeza desgreñada, ni rasguéis vuestros vestidos…cuando hayáis de entrar en la Tienda del Encuentro, no bebáis vino ni bebida que pueda embriagar, ni tú ni tus hijos…"

    La normativa en cuestiones de alimentación se ve asimismo influenciada por motivaciones ‘divinas’, clasificándose los alimentos en puros e impuros, pero en razón, sobre todo de prohibiciones religiosas muy antiguas: "Es puro lo que puede acercarse a Dios, son por el contrario impuros los que pareciendo al hombre repugnantes o malos, se cree que desagradan a Dios" (J.A. Ubieta, 1975).

    Por ello, aparecen claramente expuestas algunas reglas en materia de alimentación, que por ser sagradas, deben ser cumplidas scrupulosamente: "Yhavé habló a Moisés y a Aarón diciéndoles: Hablad a los israelitas y decidles: de entre los animales terrestres podréis comer… cualquier animal de pezuña partida, hendida en mitades y que rumia… pero no comeréis camello… ni liebre… ni cerdo. No comeréis su carne ni tocaréis sus cadáveres; serán impuros para vosotros".

    Según Lyons (1978), la prohibición de comer carne de cerdo se relacionó por la competitividad con el hombre en cuanto a la utilización del agua y el grano, lo que no ocurriría con el ganado vacuno y ovino que consume relativamente poca agua y mordisquea el forraje que no es comestible para el hombre".

    La prohibición de comer otros animales se extiende también a los que viven en las aguas: "De entre los animales que viven en las aguas, podréis comer estos: cuantos tienen aletas y escamas". La prohibición se extiende a las aves: "No se podrán comer por ser abominación: el águila, el quebrantahuesos, toda clase de cuervos, el avestruz, la gaviota, la cigüeña, la abubilla y el murciélago".

      Asimismo, el concepto de contagio, presente en ambas culturas, era diferente. Para los hebreos no representaba un traslado del espíritu maligno del enfermo al sano, sino un signo de impureza espiritual por haber estado en contacto con el enfermo castigado por Dios. El concepto de contagio tiene un carácter simbólico y religioso: el alejamiento de todo lo que contamina al hombre y encarna la idea de pecado.

    Hay varias citas en el Antiguo Testamento que relacionan de una u otra forma el pecado con la enfermedad: "El hijo de David y Betsabé enfermó gravemente y murió a causa del pecado de adulterio de sus padres". "Los hermanos Moisés, María y Aarón, que fueron castigados con una enfermedad de la piel por murmurar contra Moisés" (Números).

    Pero sí hay que resaltar que al aspecto punible de la enfermedad se le añaden otros significados de carácter constructivo espiritual, de obtención del perdón, de alabanza a Dios, convirtiéndose la enfermedad de esta forma en una experiencia que rebaja el orgullo del hombre y le acerca a su propia debilidad: "Bendice, alma mía, a Yahvé…Él es quien perdona todas tus iniquidades y sana todas tus dolencias" (Salmos).

    Las normas de prevención en lo que afecta a la transmisión de la infección por contagio van más allá, teniendo algo que ver con el mundo de los muertos y el contacto con sus cuerpos: "El que levante alguno de sus cadáveres tendrá que lavar sus vestidos y quedará impuro cualquier objeto sobre el que caiga uno de sus cadáveres... ya sea un instrumento de madera, o un vestido, una piel, un saco o cualquier utensilio". Se sigue observando la influencia que las connotaciones religiosas tienen sobre la Medicina y sus normas sanitarias.

    En cuanto a las enfermedades que los hebreos padecían en aquellos tiempos, son numerosas en la Biblia las menciones a la lepra, enfermedad muy temida por miedo al contagio, temor que infundadamente ha llegado a nuestros días en forma de cabalístico maleficio. La enfermedad aparece citada muchas veces en el Levítico, aunque sí sabemos que la lepra era frecuentemente confundida en sus manifestaciones clínicas, y por tal podían entenderse otros procesos como psoriasis, diferentes tiñas o sífilis.

    "Yahvé habló a Moisés y a Aarón diciendo: Cuando uno tenga en la piel de su carne tumor, erupción o mancha blancuzca brillante, y se forme en la piel de su carne como una llaga de lepra, será llevado al sacerdote… examinará la llaga… si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y la llaga parece mas hundida que la piel de su carne, es llaga de lepra; le declarará impuro. Más si hay en la piel de su carne una mancha blancuzca brillante sin que parezca más hundida que la piel, y sin que el pelo se haya vuelto blanco, el sacerdote recluirá durante siete días. Pasados estos siete días, el sacerdote lo examinará nuevamente: si ve que la llaga ha perdido su color y no se ha extendido en la piel, el sacerdote lo declarará puro; no se trata más que de una erupción. Lavará sus vestidos y quedará puro".

    A lo largo de los textos bíblicos se relatan otras enfermedades que son muy bien apuntadas por el doctor Raúl García Pérez. Se nos habla de ataques epilépticos o accidentes vásculo-cerebrales ("La mano que había extendido contra él se le secó y ya no la pudo enderezar" –Reyes I–), de úlcera de Egipto que correspondería a la Leishmaniasis cutánea o botón de Oriente, de "carcoma de los huesos" refiriéndose a la osteomielitis, de "flujos" para definir las menorragias o leucorreas, de peste bubónica, tisis y muy variadas enfermedades de los ojos, desde cataratas a tracomas o diferentes tipos de ceguera.

    La mujer puérpera y el fruto de su gestación también se veían afectados por los mandamientos religiosos. La mujer israelita que daba a luz en un taburete circular, ayudada por la comadrona, se convertía en "impura" por el hecho de parir, y más impura aún si había alumbrado una hembra: "Cuando una mujer conciba y tenga un hijo varón, quedará impura durante siete días… Mas, si da a luz una niña, durante dos semanas será impura…"

    Los aspectos obstétricos y patológicos de carácter sexual también estaban contemplados en los textos bíblicos, que incurren una y otra vez en señalar la impureza que causan las enfermedades.

    La actividad sexual en cuanto al concepto de pureza también comprometía, ya que si "padece flujo seminal es impuro a causa del flujo. En esto consiste la impureza causada por su flujo: sea que su cuerpo deje destilar el flujo, o lo retenga, es impuro, y no sólo su cuerpo quedaba impuro sino todo lecho…quien toque el lecho…quien toque el cuerpo del que padece flujo…lavará sus vestidos…El hombre que tenga derrame seminal lavará con agua todo su cuerpo y quedará impuro hasta la tarde. Si el que padece flujo sana de él, se contarán siete días para su purificación; después lavará sus vestidos, se bañará en agua viva y quedará puro. Cuando una mujer se acueste con un hombre, produciéndose efusión de semen, se bañarán ambos con agua y quedarán impuros hasta la tarde".

    También los métodos anticonceptivos aparecen en los textos sagrados. La manifestación escrita más antigua sobre un método de contracepción procede, ni más ni menos, que del Génesis (38: 8-10) y hace referencia al mandato que recibió Onán de procrear en su cuñada viuda, para asegurar de esta forma la sucesión de la tribu, mandato que él desobedeció al practicar con ella el método anticonceptivo más espontáneo y antiguo que existe, el coitus interruptus: "…pero Onán, sabiendo que la prole no sería suya, cuando entraba en la mujer de su hermano se derramaba en tierra. Por lo cual el Señor le hirió de muerte por acción tan detestable".

    Lo que no deja de tener tintes curiosamente cómicos es que el patronímico de Onán, que protagonizó, como queda dicho, el más famoso coitus interruptus bíblico, al beneficiarse por mandato paterno de su cuñada, ha sido utilizado a lo largo de la Historia para furtivamente denominar al onanismo, práctica sexual que nada tiene que ver, como es sabido, con la que, según el Génesis, practicó Onán.

    Pero el papel del médico era muy discutido entonces, y lo fue durante muchos siglos, en cuanto a la eficacia de sus métodos. Incluso en la Biblia alternan las manifestaciones positivas y negativas sobre la práctica utilizada en sus curaciones.

    Los médicos, según el Antiguo Testamento, debían pertenecer a la tribu sacerdotal de los Levitas y, bien porque el diagnóstico se basase exclusivamente en la inspección o por otras razones de componente religioso, no podían tratar a los enfermos en habitaciones oscuras o al anochecer o en días nublados, así como tampoco si tenían insuficiencias visuales. Generalmente entre los hebreos los médicos eran tenidos en gran estima. "Cuando te sientas enfermo implora a Dios y busca al médico, porque los hombres prudentes no desprecian los remedios de la tierra".

    El Libro del Eclesiástico (cap. 38) alaba a los médicos: "Atiende al médico antes de que lo necesites…pues del Altísimo tiene la ciencia de curar, y el rey le hace mercedes. Hijo mío, si caes enfermo…llama al médico porque el Señor lo creó y no le alejes de ti".

    Pero el diagnóstico de las enfermedades se basaba, sobre todo, en la inspección. Todo lo más, se completaba con el examen de la orina como medio de rutina para conocer el estado funcional de los riñones, habiendo espacio en los libros sagrados para regular las relaciones conyugales, la esterilidad, el trabajo y el descanso, la eliminación de basuras y excrementos, etc.

    En su "Apología de médico" (XXXVIII, 1-4) Jesús, hijo de Sirach (también denominado el Eclesiástico), hace figurar al médico como instrumento de Dios: "Da al médico, por sus servicios, los honores que merece, que también a él le creó el Señor. Pues del Altísimo viene la curación, como una dádiva que del rey se recibe".

    La terapéutica en la Biblia hace referencia a variados remedios naturales, como la mandrágora, esencias y bálsamos. Son pocas, sin embargo, las menciones a prácticas quirúrgicas, excepción hecha de la circuncisión que se practicaba, como es sabido, más como motivo religioso que higiénico.

    Entre las normas preventivas contra las enfermedades infecciosas, en las que dominaba la idea del contagio, resaltaba como actitud única el aislamiento del enfermo fuera de las ciudades, que no sólo se reservaba para los procesos cuarentenables, sino que lo sufrían también algunos enfermos afectos de psicosis: "Fue echado de entre los hombres –refiriéndose al rey Nabucodonosor- y comía hierba como los bueyes…" –Daniel–.

    Porque si algo parca, por lo que sabemos, era la medicina semita en cuanto a la terapéutica farmacológica y quirúrgica, no lo era tanto en cuanto a lo que hoy llamamos medicina preventiva, que normas en este sentido habíalas y muy numerosas y bien reguladas. El Deuteronomio ya reseña que "todo guerrero debe llevar, entre sus armas, una estaca para cavar una fosa y cubrir sus excrementos".

    Son abundantes los consejos en esta misma línea de prevención, y los hay acerca de las relaciones sexuales en cuanto a su frecuencia, de los baños tras el coito y la menstruación, de los vestidos, de la vivienda, de las comidas, del lavado antes de ellas, de la cuarentena y de la fumigación de las casas.

    El Talmud (siglo II a. de C. - IV d. de C.)
    Su texto está notablemente influenciado por las culturas de aquellos otros pueblos con los que el judío se vio obligado a convivir (persa, babilonio, griego) durante el largo período de redacción de la obra (cinco o seis siglos).
    Para los semitas, con arreglo al Talmud, la enfermedad está causada por demonios actuando a través del mal de ojo o la magia; demonios a veces especializados en determinados males, como los que originaban la rabia, la lepra, la locura o el crup. Sin embargo, cuando asimilaron las teorías helénicas, atribuían, como los griegos, las enfermedades a un desequilibrio de los cuatro humores orgánicos: flema, sangre, bilis amarilla y bilis negra.
    Adquirió importancia entre los hebreos el examen anatómico postmorten, tanto de los animales sacrificados a Dios, con objeto de averiguar si estaban contaminados por gusanos, como los llevados a cabo en cadáveres humanos.

    Se pensaba también que la carencia de sal podía producir enfermedades y que los males que afectaban a la médula espinal producían parálisis.

    Por otra parte, se prohibía realizar la circuncisión a niños con antecedentes familiares de hemofilia.

    En cuanto a las prácticas quirúrgicas, se describen técnicas generales para tratar heridas y luxaciones, describiendo el texto minuciosamente algunas intervenciones muy especializadas y de rara incidencia, como es el ano imperforado, cuya técnica quirúrgica se describe con minuciosidad.

    Se describen otras muchas enfermedades, desde la rabia del perro al delirium tremens o el yerakon (de yerek = verde) para significar algún caso de ictericia o de anemia ferropénica.

    Persistían, también, con todo su alcance las normas ya reseñadas de medicina preventiva del Antiguo Testamento: "La limpieza corporal lleva a la limpieza espiritual" (Avoda Zara en el Talmud de Jerusalén).

    Aunque intervenciones menores eran practicadas por barberos o curanderos, el ejercicio médico estaba reservado a los rophe, médicos-cirujanos, con apoteca propia. Los sacerdotes tuvieron sus propios médicos del templo. Eran muy propensos a afecciones probablemente virales, condicionadas por el frío, a causa de los baños fríos, las ropas livianas y a caminar descalzos sobre las gélidas losas. También existían profesionales dedicados exclusivamente a intervenciones quirúrgicas, los uman.

    Aunque criticados por algunos, los médicos generalmente eran respetados y en los libros sagrados se contemplan aspectos prácticos del ejercicio médico, como pueden ser sus honorarios. Léese en el segundo Libro de Moisés (Éxodo XXI, 18-19): "Si dos hombres riñen, y uno hiere a otro con una piedra o el puño, pero no muere, sino que después de guardar cama puede levantarse y andar por la calle, apoyado en su bastón, el que le hirió quedará exculpado, pero pagará el tiempo perdido y los gastos de curación completa".

    Muy demostrativa, en este sentido, es esta bella sentencia: "El Señor puso en la tierra medicinas, el varón prudente no las desdeña".

    No obstante, el judaísmo de los tiempos talmúdicos también evidenció escasa confianza en los médicos: "No vivas en una ciudad cuyo rector sea un médico… No bebas ningún medicamento. No te dejes arrancar ningún diente".

    Aunque en Alejandría, baluarte de la Medicina antigua, vivía una importante colonia donde trabajaban médicos judíos, la Medicina de Palestina permaneció libre de toda influencia. Las prácticas mágicas continuaron matizando acusadamente el quehacer de los médicos judíos. Cuando un fiel se sentía aquejado por alguna enfermedad, recurría preferentemente a los remedios religiosos: oraciones, votos o sacrificios.

    Sin embargo, no perduraron con el paso del tiempo las recomendaciones médicas del Talmud, que fueron reemplazándose por otras concepciones donde no se tenía en cuenta el concepto mágico de enfermedad, que quedaba relegado a nivel de las medicinas populares.

    Dr. Ángel Rodríguez Cabezas Miembro de la Asociación Española de Médicos Escritores y de la Sociedad Española de Historia de la Medicina



    Imprimir esta página


    Contáctenos vía e-mai

    Licencia de Creative Commons
    Pacientesonline by Claudia Cattivera y col. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
    Based on a work at www.pacientesonline.org


    Enviar esta página por e-mail

    Ingrese!


    AllTrials logo

    Libreria Cochrane Plus, Español y !Gratis


    Haga clic aquí para iniciar La Biblioteca Cochrane Plus en Español - la información más fiable y completa sobre los efectos de la atención sanitaria

    Color Esperanza

    Como el verde de nuestro
    sitio, la esperanza es lo último que se pierde. Ud. no está solo con su problema.

    Ver opiniones de los pacientes


    Iniciativas destacadas


    "Pacientes" pensando...

    Súmese Online a la Base de Datos


    Home | Contáctenos | Nosotros | ¿Por Qué Pacientesonline? | ¿Cómo nos financiamos?
     
    Resolución de Pantalla recomendada 1024x768+
    www.pacientesonline.org

    Copyright 2005-2016 | Pacientesonline Todos los Derechos Reservados